Diálogo de Mujeres por el Agua y Cambio Climático

Diálogos por el agua y el cambio climático

En seguimiento a los diálogos por el agua en los cuales FANMex ha estado participado activamente, Nathalie Seguin, coordinadora de FANMex, fue invitada al evento “Diálogo de Mujeres por el Agua y Cambio Climático”, llevado a cabo el 13 de mayo de 2011 en la Ciudad de México. Este evento buscó conjugar la participación activa de mujeres destacadas y conocedoras del tema, con el fin de vincular el agua, cambio climático y género, desde el punto de vista de mujeres y desde su experiencia en el tema. La dinámica permitió que cada una de las panelistas  responda a las siguientes preguntas:  

 

 

¿Los impactos del cambio climático en materia de agua tendrán un impacto desigual en los hombres y las mujeres? ¿Hay una necesidad de definir estrategias específicas de adaptación al cambio climático que sean sensibles al papel de las mujeres?

Antes que nada me gustaría agradecer la invitación de CONAGUA y en particular a Estrellita Fuentes y Colin Herron quienes han sido sensibles a la importancia de incluir  a todos los actores y en específico al sector de la sociedad civil a quien represento en este panel.

En relación a las preguntas, Ya lo han dicho mis colegas… sí hay un impacto desigual del CC en mujeres y hombres. Y no se preocupen, no repetiré sus argumentos.

Sólo me gustaría enfatizar que la escasez y crisis del agua profundizan las diferencias sociales y desventajas de las personas que se encuentran en situación de pobreza. Y más aún, en países como México y desafortunadamente muchos otros, la mujer, dentro de estas comunidades marginadas es aún más vulnerable. Las razones son múltiples: la falta de posibilidades de acceso a educación, a salud, a trabajo, en pocas palabras hay una gran inequidad aún, social y de género. Por lo que definitivamente el impacto del cambio climático en México, donde disminuirá la disponibilidad del agua y las lluvias torrenciales se multiplicarán, pondrá en riesgo a un gran número de mujeres.

Por ello sí es indispensable que se integre un enfoque de género en las estrategias específicas de adaptación al cambio climático. Primero porque, como ya lo he mencionado, las mujeres son una de las víctimas principales pero también pueden ser un poderoso agente de cambio que desafortunadamente no ha sido reconocido ni su capacidad de liderazgo valorada suficientemente: Las mujeres pueden liderear y contribuir en una diversidad de cuestiones relacionadas al cambio climático, como lo es el consumo energético en sus casas, asuntos de deforestación en sus entornos, aspectos de crecimiento demográfico, desarrollo de investigaciones científicas y tecnológicas, formulación de políticas, participación en procesos de planeación y diseño de planes hídricos, entre muchas otras. Ya sea en economías desarrolladas o en desarrollo, las experiencias, creatividad y liderazgo de las mujeres deben ser parte de la solución. 

 

¿Cómo potenciar la participación de las mujeres en el diseño de la planeación de los recursos hídricos en América Latina?

Si lo analizamos desde una perspectiva top down entonces diría: tenemos que involucrar a más mujeres en la formulación de políticas hídricas frente al CC para que el enfoque de género esté presente en los acuerdos globales y regionales y de ahí se integre en los nacionales. En nuestra red, por ejemplo, es algo que hacemos, no particularmente con el enfoque de género pero sí con el enfoque de fortalecer las capacidades de la sociedad civil para que se pueda integrar en la planeación de los recursos hídricos. Es un proceso  lento pero necesario. En el ámbito de las negociaciones del CC a pesar de que la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer fue aprobada hace veintiocho años, ¡las medidas internacionales y nacionales que se han tomado para enfrentar el cambio climático no han interiorizado aún el enfoque de género ni de la participación de las comunidades más vulnerables!

Es por ello que el trabajo tiene también que hacerse desde una perspectiva bottom up, y es aquí donde el potencial es enorme y no se debe de perder la oportunidad de integrar a la ciudadanía y en especial a las mujeres.  Tanto la gestión del agua como la formulación e implementación de estrategias para adaptación al cambio climático son tareas que nos conciernen a todos los sectores de la sociedad, de hecho es un asunto planetario. Es por ello que en una región como la nuestra, donde históricamente se ha planeado y diseñado sin permitir la participación del ciudadano, se tiene que integrar la visión multidisciplinaria que desarrolle estrategias, políticas, investigación o iniciativas  asegurando que los aspectos sociales, de género, económicos y ambientales reciban la misma atención.

¿Pero cómo es esto de integrar la visión de ciudadano y su participación en la planeación hídrica? Y en particular a las mujeres.

Por ejemplo, a un nivel local rural, en una comunidad, aunque lo ingenieros digan lo contrario (yo también soy ingeniera ), no hay nadie que pueda saber mejor lo que una comunidad necesita que la propia comunidad, y en el caso del agua potable y residual la mujer es quien tiene muy claro las dinámicas de éstas. Los hombres generalmente conocen las escorrentías por ser quienes recorren los montes. Si bien es cierto que generalmente no cuentan con mucha información científica o técnica, lo que sí saben son sus necesidades y el tiempo que les toma obtener el preciado líquido. ¡Es ahí donde el diseño participativo se convierte en una herramienta clave!

Se trabaja con la comunidad, mujeres y hombres, para analizar los flujos del agua en su comunidad: el agua potable por dónde pasa y de dónde la sacan, el agua usada a dónde se va, etc... Conforme se va mapeando se van identificando problemas como la disminución de la disponibilidad o la contaminación de su entorno o las enfermedades que pueden venir por la falta de sistemas de saneamiento.

Se informa y analizan también las diversas opciones tecnológicas, así como sus costos para que finalmente la propia comunidad pueda tomar una decisión informada sobre lo que le parece la mejor opción económica y técnica para su comunidad.

El resultado de un ejercicio así debería ser parte de las planificaciones hídricas con sus debidas adecuaciones según la escala en la que se esté planificando. Solo así es que se puede llegar a proyectos consensados que cuentan con el apoyo social, lo cual asegurará la continuidad y con ello el pago por el servicio mismo.

Para ello se requiere del reconocimiento de estas metodologías por las instituciones financiadoras, como el Banco Mundial o el BID, así como las instituciones gubernamentales responsables del agua y saneamiento, federales, estatales y municipales. Se requiere también del reconocimiento de la población como un actor importante e imprescindible y con ello un presupuesto especial en los programas y proyectos que permita llevar a cabo este tipo de mecanismos participativos para la realización de los planes.

 

¿Cuál es el rol de las mujeres en los retos y oportunidades que implica el cambio climático en los recursos hídricos en el mundo?

Retos

Un gran reto frente al cambio climático es el de lograr cambios en los hábitos y los patrones de consumo. Las mujeres y en especial las madres tienen el gran reto de cambiar el paradigma. Lograr cambiar a través de la educación a sus hijos la manera de consumir que impacta directamente en los recursos naturales, la manera de usar el agua, la manera de manejar los residuos sólidos, la manera de juzgar sistemas alternativos como lo es por ejemplo el enfoque de ECOSAN, donde los residuos de una casa incluyendo los del baño se recuperan y se reusan.

Oportunidades

Me parece que la mujer no sólo es una víctima del cambio climático, sino que también tiene una capacidad enorme de organizarse, de ser solidaria y de liderear.  Al ser responsable de cuidar por la alimentación y la limpieza de su familia y casa, las mujeres serán un gran motor para la implementación de estrategias y planes de adaptación en relación al recurso hídrico y muchos otros, como  la disminución de la deforestación, la reducción del consumo energético, siempre y cuando estén correctamente informadas y tomadas en cuenta.

No es casualidad que el movimiento mazahua del estado de México haya sido un movimiento de mujeres. Mujeres valientes que frente al nivel de injusticia que se encontraban cuando se decidió desviar  el agua de su localidad para alimentar al DF con el sistema Cutzamala dejándolas sin ninguna posibilidad para cubrir sus necesidades básicas reconocidas hoy en dia como un derecho humano, deciden organizarse pacíficamente pero contundentemente y logran negociar con el gobierno el apoyo para el desarrollo de proyectos comunitarios para mejorar sus circunstancias.

Esto es sólo un ejemplo de lo que un grupo de mujeres pueden hacer cuando ya no tiene alternativa. Por ello es indispensable incluir en el diseño de planes hídricos el punto de vista de las mujeres.

 

 En el caso de México, ¿Cuáles son las propuestas y alternativas de financiamiento, de qué forma se obtendrán los recursos necesarios, para hacer realidad la Agenda del Agua 2030, para ampliar y garantizar el suministro de agua, sin comprometer la sustentabilidad ambiental y la sostenibilidad financiera del sector hídrico? ¿Existen propuestas específicas dirigidas a las mujeres líderes?

La agenda del agua plantea ríos limpios, cobertura universal, cuencas en equilibrio, asentamientos seguros frente a inundaciones.

Haré alusión solamente a una alternativa que podría aportar a 3 de los 4 objetivos de la agenda: La implementación de sistemas descentralizados de saneamiento.

Estoy convencida que ni las grandes plantas de tratamiento ni los grandes canales  de evacuación de aguas negras son una solución sustentable ambiental ni financieramente, por la cantidad de energía que requieren  tanto en la planta como en los traslados del agua, y ni se diga la producción de gases de efecto invernadero. El saneamiento es clave ante un panorama de escasez. En América Latina sólo se trata el 11% de las aguas usadas. En particular en México hemos usado los ríos y barrancas como canales de drenaje para las aguas usadas, contaminando así el 100 % de nuestros ríos a mayor o menor medida. Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar, no podemos llevar el problema más lejos, a otra cuenca o al mar, de cualquier manera nos acabará afectando.

Los sistemas descentralizados, además de ser inclusivos de las comunidades por su flexibilidad en el diseño, son infinitamente menos costosos, y son replicables a escalas medias, permitiendo así tratar el agua en las localidades mismas, disminuyendo también los costos energéticos. Es decir, tanto en inversión como en operación se disminuyen costos.

Además, estos sistemas permiten que se reuse el agua tratada en las áreas verdes de la misma zona, liberando agua potable, la cual permitiría cubrir la población que aún no cuenta con ella, acercándonos al acceso universal, al saneamiento del los ríos y al equilibrio de las cuencas.

 

¿Por qué a pesar de que la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer fue aprobada hace veintiocho años, las medidas internacionales y nacionales que se han tomado para enfrentar el cambio climático no la han interiorizado?

La evidencia empírica muestra que muchas mujeres enfrentan hoy en todas partes este nuevo desafío en condiciones de desigualdad, mayor vulnerabilidad, pobreza y  falta de autonomía. Al respecto, Wangari Maathai, Premio Nobel de la Paz, dijo en la XIII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que:“…las voces de las mujeres están en gran medida ausentes de las discusiones y negociaciones de las políticas sobre el calentamiento global, ya que  sólo un pequeño número de ellas están involucradas en las políticas y planes de adaptación y mitigación. Ya sea en economías desarrolladas o en desarrollo, las experiencias, creatividad y liderazgo de las mujeres deben ser parte de la solución”.

 

 

Se pueden conocer las diversas opiniones del evento haciendo click en : http://www.d4wcc.org.mx/images/documentos/Dialogo_mujeres/resea_evento_mujeres.pdf