Reseña de las Jornadas del Agua - UNAM 2013

 

Ésta semana se llevaron a cabo las Jornadas del Agua de la UNAM.

Las jornadas comenzaron con la conferencia magistral: Visión de un sexenio en agua potable y saneamiento 2013-2018 por parte del Ing. Óscar Hernández López de CONAGUA.

Los objetivos para este sexenio son: mayor cobertura de agua potable y alcantarillado, mayor eficiencia de servicios de agua en municipios e industria. Así como mayor cobertura en el saneamiento de aguas residuales. De manera cuantitativa, para el 2018 se buscará una cobertura del 99% (2012 es de 97.9%) respecto a la desinfección del agua potable (una inversión de 3,250 mdp). En el tema de alcantarillado se buscará un 93% de cobertura (2012 fue de 90.5%). Y por último en la cobertura de saneamiento, la meta para el 2018 será del 63%, donde en el 2012 era del 47%  y el 25% no opera hasta hoy en día . Es importante mencionar que respecto a las plantas de saneamiento se buscará que todas operen y no tanto crear nuevas. En total será una inversión de $40,000 millones de pesos anuales para poder lograr éstos objetivos.

 

Sin embargo ante estos planes, FANMex aclara que las cifras que mencionan de cobertura de agua potable no considera ni la calidad ni la continuidad de disponibilidad de agua. Desinfección de agua no asegura una calidad segura de agua según los criterios internacionales del Derecho Humano al Agua. Y las cifras de alcantarillado claramente no incorporan a las comunidades rurales. Para las cuales se tendría que contemplar y financiar sistemas descentralizados. 

Las jornadas abordaron temas interesantes y enriquecedores, se tocaron temas como: “herramientas para optimizar la gestión del agua”, “hacia una normatividad efectiva en beneficio de la salud,” así como las presentaciones de proyectos con distintos enfoques con un mínimo denominador: el agua.

Un tema importante que no se dejo pasar fue: “los impactos del cambio climático sobre los recursos hídricos”.  Los ponentes concuerdan que son enormes los rangos de incertidumbre, más no de ignorancia. Por esto mismo saber con exactitud cuál será el pronóstico para los próximos años es muy difícil de descifrarlo. Es un asunto preocupante ya que el cambio climático a lo primero que impacta es a los recursos hídricos. El efecto de vulnerabilidad se puede controlar, considerando varios elementos como: grado de exposición, capacidad de reacción, protección y mecanismos de alerta temprana.

Referente al Manejo del Agua para la  Sustentabilidad, Oscar Monroy Hermosillo de la UAM planteó que la planeación debe ser por cuencas y que el agua potable deberá ser para consumo humano directo y para la producción de alimentos. Las demás actividades deberían ser con agua reusable. Se debe buscar la segregación de efluentes, aumentar la recarga y disminuir la demanda.

Por otro lado, el tema de gobernabilidad y el derecho humano al agua en México fueron dos puntos que no se dejaron pasar. Los ponentes partieron de la siguiente pregunta:

 

¿Existe gobernabilidad del agua en México? Qué tan lejos estamos de obtenerlo? Qué hacer para poder cambiar las tendencias del agua como sociedad?

La Dra. Patricia Phumpiu (ITESM) habló de la necesidad de preguntarnos qué es nuevo y que no es, con la mira en la continuidad y cambio. Mencionó que la gobernanza es un proceso largo, por lo tanto debemos buscar un esquema humano, tecnológico y ambiental; basados en la adaptabilidad. Debemos tener un esquema de inclusión de manera integral: aspirando un marco de unidad a través de visiones, características y necesidades distintas. Paralelamente necesitamos una visión de supervivencia, de identidad societal  y de unidad.

Los retos de los sistemas de adaptabilidad de gestión hídrica son:

 

  1. Voluntad política de los gobiernos

 

  1. Reconocer las estrategias y que las metas pueden ser adaptadas durante el proceso público

 

  1. Ampliar el debate público y entender las incertidumbres y las consecuencias de no considerarlas.

 

  1. Coordinación con el resto de los sistemas.

 

La Dra. Delia Montero (UAM) habló de la importancia de empoderamiento hacia las instituciones. Debemos contemplar las instituciones que tengan méritos y no instituciones por “dedazo”. Por otro lado habló del vacío que hay entre la norma, su aplicación y lo que realmente está pasando. 

En conjunto, la Dra. concluyó que se requiere un marco institucional, participación de actores relevantes, transparencia, seguimiento institucional y constante adaptación, conocimiento científico, técnico y local así como  rendición de cuentas.

La Dra. Judith Dominguez (CONAGUA) mencionó que hay importantes puntos a considerar: Ausencia de autoridad, marco jurídico débil, contradictorio con vacíos, sobreexplotación, escasez.

Respecto a la Ley General del Agua, considera que es una oportunidad para cambiar la gestión del agua. Y como mencionó la Diputada Kamel Athie, no es posible la coexistencia entre la ley general del agua y una ley de aguas nacionales.

La última conferencia donde el tema central fue: Ejerciendo el derecho humano al agua, el Dr. Rodrigo Gutiérrez (Instituto de Investigaciones Jurídicas) planteó que los instrumentos del mercado agudizan la escasez del agua, ya que el acceso al agua para aquellos que tienen un menor poder adquisitivo es cada vez más reducido. Es un mercado excluyente. Por eso mismo, son tres las vertientes que se deben de potencializar a la par: fortalecimiento del Estado (una gestión pública fuerte), una gestión comunitaria del agua y una participación ciudadana real.

La Mtra. Diana Martínez menciona que son tres los elementos para ejercer el derecho humano al agua: marco jurídico, cantidad mínima de agua y saneamiento y participación social. El marco jurídico debe dar el contenido al dha y permitir su ejercicio pleno y exigibilidad.

Según la OMS deben de ser 20 litros de agua por persona al día; México debe esforzarse para lograrlo así como el saneamiento de fosas sépticas, letrinas o escusados  con sistemas higiénicos de desalojo. La participación social debe ser tanto a nivel individual como a través de organizaciones institucionalizadas o agrupaciones.

Para concluir, el Quím. Luis Manuel Guerra (INAINE) planteó que el reto reside en cómo se debe manejar el agua. La ciudadanía ambiental es donde se define la participación ciudadana. Para crear una ciudadanía ambiental necesitamos:

  • 1) Conocimiento del problema. ¿Cuáles son las alternativas?
  • 2) Cómo se va a traducir el conocimiento en reglas de juego claras: llamadas normas, leyes. Las leyes no son estáticas ni absolutas. (Andamiaje jurídico)
  • 3) Accesibilidad información adecuada a través de sistemas transparentes de comunicación e información.

 

A pesar que las Jornadas del Agua fueron organizadas por la Facultad de Ingeniería, tuvieron un perfil multidimensional que lograron su objetivo: Cuestionar la problemática del agua en México hoy en día y plantear posibles soluciones.

 

Si quieres saber más sobre las jornadas: 

http://www.agua.unam.mx/jornadas2013/